miércoles, 18 de julio de 2018

Citas: Mi hermano persigue dinosaurios - Giacomo Mazzariol


"En fin, esta es la historia de Giovanni.
Giovanni, que va a comprar un helado.
—¿Cono o vasito?
—¡Cono!
—Pero si el cono no te gusta.
—¡Qué más da! Tampoco me gusta el vasito".

"Giovanni, que sabe ser agotador, extenuante, que cada día sale al jardín y les lleva una flor a sus hermanas. Y si es invierno y no encuentra la flor, solo les lleva hojas secas".

"Entonces, mi madre se tocó la barriga, mi padre se inclinó hacia ella y puso la mano sobre la suya, y en ese instante Chiara se tapó la boca con las manos y estalló en un grito:
—¡No me lo creo!
—¿Qué? —dije yo, cada vez más nervioso porque no entendía—. ¿Qué es lo que no te crees?
—¿Estamos embarazados? —chilló ella, levantando los brazos y pegando puñetazos contra el techo.
—Bueno, técnicamente —dijo mi padre—, la única que está embarazada es mamá".

"La vida estaba llena de misterios".

"Somos diferentes y la diferencia a veces puede ser una gran ventaja".

"—Giacomo… —dijo, con esa voz dulce y a la vez profunda que pone cuando hay una verdad verdadera en lo que se dispone a decir—, en la vida hay cosas que se pueden encauzar, y otras que hay que aceptar como llegan. La vida es muchísimo más grande que nosotros. Es compleja, y también misteriosa… —Mientras decía eso, los ojos le brillaban: siempre tiene los ojos llenos de estrellas cuando habla de la vida, como hoy—. Lo único que siempre puede elegirse es amar —dijo—. Amar sin condiciones".

"Creo que el amor por los libros se transmite de padres a hijos en el aire y en la comida, además de con el ejemplo".

"Era consciente de que no sabía todo lo que sabría después en el futuro, pero también de que eso no era importante. Estábamos juntos. Y, por el momento, eso era todo lo que necesitaba".

"Mi padre se estaba llevando la cuchara a la boca y se quedó con la mano en el aire.
—No es mala idea…
—¿Regalarle muñecos hasta que empiece a afeitarse?
—No. Conseguirle otros".

"—¿Por qué se hace la guerra?
—Porque se deja de querer.
—¿Y por qué se deja de querer?
—Porque se pelea.
—¿Y por qué se pelea?
—Porque se tienen ideas distintas.
—¿Y por qué se tienen ideas distintas?
—Porque todos somos distintos.
—¿Y por qué?
—Porque, si no, ya no sería divertido".

"Antes de aquel día creía que el silencio era ausencia de ruido. En cambio, el silencio es un sonido, y hay silencio y silencio".

"De los primeros cursos de la ESO recuerdo la vez en que a la profesora Defelice le clavamos un dardo de cerbatana; aquella en que Andrea Marongiu se ató al radiador con celo y así se quedó hasta que convenció a la profesora Stasi de que lo dejara examinarse de nuevo; y la vez que yo me encerré en el armario y a los cinco minutos salí ante la profesora Pidello, de Arte, gritando: «¡Profe, Narnia es preciosa!»".

"¿Cómo podría convivir con las fragilidades de mi hermano? ¿Cómo podría ser feliz sabiendo que él nunca tendría una chica y tal vez ni siquiera amigos, amigos como los míos, con quienes sincerarse, con quienes pelearse; cómo iba a poder? ¿Sería capaz de llevar mi vida ocupándome también de sus problemas, ayudándolo a salir del agujero cuando descubriera quién era realmente? ¿Y cómo iba a conseguir convivir con el miedo de verlo sufrir, de verlo morir? Las palabras de Pirigón, como una chispa, habían atizado el fuego a una serie de ideas tristísimas, y ahora el humo del incendio me estaba nublando la vista. Aquel día me di cuenta de que hacía mucho tiempo que me había dejado de hacer preguntas. Y que había dejado de hacerme preguntas por miedo a las respuestas".

"Al verlo rodar por el suelo y reír como si hubiese pasado lo más gracioso del universo, pensé que Gio, entre sus muchos problemas, tenía un talento especial: sabía crear una historia con cada uno. Se podría escribir un libro acerca de la relación entre Gio y cada persona que gravitaba a su alrededor, y sería una saga más larga que la de
El Señor de los Anillos. Gio creaba mundos".

"—Oye —dije—, ¿te apetece dar una vuelta en bici?
—¿Por dónde?
—Por donde sea. Necesito no pensar.
—¿Tú piensas? —dijo, con voz ansiosa".

"Era bonito pasear así, sin meta. Si paseas así, sin saber adónde vas, nunca corres el riesgo de perderte".

"La música era lo que me servía para pescar los sentimientos en el lago de emociones en el que navegaba".

"Si había palabras capaces de explicar, yo sencillamente no las conocía. Si había pensamientos capaces de arrojar luz sobre mí, yo no estaba en condiciones de concebirlos. Si había útiles capaces de poner en orden las emociones en mi interior, no había rastro de ellos en mi caja de herramientas".

"En efecto, tenía la extraña manía de elegir mis amistades en función de los gustos musicales. Si no eran los míos, enseguida encontraba un pretexto para alejarme.
«¿Qué música escuchas?».
«Rihanna».
«Perdona, tengo que recuperar las horas de sueño de la excursión de segundo de la ESO».
«Taio Cruz».
«Lo siento, me voy, dentro de diez minutos me caduca el yogur»".

"Mi madre decía que querer a un hermano no significa elegir a alguien a quien querer; sino encontrarte a tu lado a alguien a quien no has  elegido, y quererlo".

"—Oh, mira —dijo él—, desde que nos robaron el Yaris negro, veo Yaris negros en todas partes. Es tremendo, te lo juro. Nunca me había dado cuenta de que hubiera tantos. Verás, es probable que oigas siempre la palabra «Down» porque eres tú quien la tiene metida en la cabeza…
—¿Tú crees? No puede ser solo una coincidencia.
—¿Y por qué no? La vida está llena de coincidencias. ¿Conoces la de Hitler y Napoleón?
—¿Cuál?
—Nos la ha contado la de historia, dijo que Hitler y Napoleón nacieron con ciento veintinueve años de diferencia, llegaron al poder y terminaron de gobernar con ciento veintinueve años de diferencia y le declararon la guerra a Rusia con ciento veintinueve años de diferencia…
—¿Y eso qué tiene que ver con que yo oiga la palabra «Down»?
—¿Y yo qué sé? Pero es una bonita coincidencia, ¿no te parece?".

"—Pregúntame algo.
Resoplé.
—¿Qué?
—Lo que sea.
—…
—Venga, venga, venga, hazme una pregunta.
—¿Qué es lo que provoca el calentamiento global?
—Los pedos de mi hijo —respondió mi padre, como si fuese obvio.
—¡Davide! —protestó mi madre.
Yo rompí a reír".

"La música hacía lo que sabe hacer mejor: eliminar las diferencias. 
Pensé que ante dos altavoces todos somos iguales. La música entra en los cuerpos y los cuerpos reaccionan".

"—¿Qué?
—Que gracias a ellos iba a empezar a gustarme. Empecé a darle gracias a Dios de que no me hubiese hecho así, como los que me ofendían. A ellos les ha ido peor: nacieron sin corazón. Llegué incluso a agradecerle ese cromosoma de más. Espera, ¿dónde está ese cromosoma de más? —Se miraba el cuerpo.
—Dentro del núcleo de…
—Ah, aquí está, ya lo tengo. —Y se señaló un punto entre el corazón y el hígado—. Estoy satisfecho del que soy —dijo, apretándose con el dedo la camiseta—. Estoy satisfecho de mi carácter, de mis amigos, de mi familia, de la vida. Somos parte de la vida. —E hizo un gesto amplio con las manos—. La vida es lo único que se crea de la nada. Adopta formas distintas: una flor, un cervato, una piedra… no, las piedras no, aunque cuando lanzas una piedra, se mueve, y entonces".

"Mientras observaba moverse sus labios, pensé en el tiempo que tendría que esperar para volverlos a ver. Quise estrecharla, besarla, para conservar sus labios grabados siempre en los míos".

"Gio era todo eso, pero más que nada era libertad. Él era libre de todas las maneras en las que yo habría querido ser libre.
Gio había vuelto a ser mi superhéroe. Y ya no dejaría de asombrarme jamás".

"Bajé a buscar la carpeta de Gio y encontré el cuaderno de arte. 
Última página.
Ahí estaba el juicio. Leí:

Requeridos para que ilustraran la guerra, todos los alumnos de la clase han dibujado fusiles, cañones, bombas, muertos. Todos, menos uno. Mazzariol ha elegido representar la guerra a su manera: la chica es la novia de un soldado que ha ido a la guerra. Ahora tiene que ir a tomar un helado, que para Mazzariol es lo más bonito del mundo, sola.
La guerra también es esto: ir a tomar un helado solo. (La explicación me la ha dado él mismo y la hemos reconstruido juntos).
¡Felicidades, Mazzariol!".

"En casa no dejé de seguirlo, tratando de romper la cerradura de sus hábitos: los pequeños gestos, las pequeñas manías, las atenciones que tenía con cada uno de nosotros. Había magia en todo cuanto hacía, y comprendí que me pasaría el resto de mi vida intentando captarla".

"«Muchas veces son los errores y la casualidad lo que hacen especiales las películas»".




Giacomo Mazzariol

sábado, 14 de julio de 2018

Citas: Viaje de invierno - Amelie Nothomb


"No tengo alma de colaborador. Carezco de espíritu de equipo. No tengo nada en contra de la especie humana, siento inclinaciones por la amistad y el amor, pero sólo concibo la acción en solitario ¿Cómo vas a lograr grandes cosas con alguien entrometiéndose constantemente? Hay ocasiones en las que sólo debes contar contigo mismo".

"Yo, que hasta los cuarenta había logrado no caer en la deshonra de la escritura, ahora descubro que la actividad criminal lleva implícita la necesidad de escribir. No es grave porque, en el momento en que se produzca la explosión aérea, mis garabatos estallarán conmigo".

"«Sé consciente de la inmensidad de lo que estás viviendo»".

"A los quince años, existe un ardor de la inteligencia que es importante retener: como algunos cometas, no vuelve a pasar nunca más".

"A los cuarenta años, son tan pocos los supervivientes que te sientes atormentado por un sentimiento  trágico. A los cuarenta, uno está forzosamente de luto".

"—¿Por qué lo juzgas?
—No lo juzgo. Sólo lamento que haya abandonado la música. Tenía tanto talento.
—Las facturas no se pagan creyéndote un genio".

"Ignoro en qué consiste que una historia de amor salga bien, pero hay algo que sí sé: no existe fracaso amoroso. Es una contradicción en los términos. 
Experimentar el amor ya supone un triunfo, tanto que podríamos llegar a preguntarnos por qué queremos más".

"La escritora fue al lavabo, volvió, fue otra vez, volvió, etc. Era un caso interesante de movimiento perpetuo. 
Cada vez que desaparecía, yo aprovechaba para abonar el terreno:
—Me gustaría mucho volver a verla.
O:
—No dejó de pensar en usted.
O:
—Incluso con tres parcas superpuestas, es usted hermosa y agradable.
O directamente cogerle la mano".

"Enamorarse en invierno no es una buena idea. Los síntomas son más sublimes y más dolorosos. La perfecta luz del frío estimula el deleite sombrío de la espera. Los escalofríos realzan el desasosiego".

"Cualquiera que esté esperando una carta de la persona amada conoce el poder de vida o de muerte de las palabras".

"A finales de enero se produjo el milagro: un sobre manuscrito se escurrió bajo mi puerta. Mis manos temblaron con tanta fuerza que me corté con el abrecartas.
Durante la primera lectura, me resultó imposible respirar y, al finalizar semejante descubrimiento, sentí la tentación de prolongar la apnea. No es que el contenido me disgustara: la mitad de las frases me daban motivos para morir de alegría, mientras que la otra mitad me decapitaba".

"Por el camino, me preguntaba cómo podía no sospechar que aquella chica, de la que no sabía casi nada, era la mujer de mi vida. Nunca había considerado a nadie como tal.
La quería más allá de lo que era capaz de expresarle".

"—¿Por qué dejamos de ver al crecer?
—Precisamente porque crecemos. Aprendemos las duras leyes de la supervivencia, que nos obligan a concentrarnos en lo útil. Nuestros ojos desaprenden la belleza".

"Al mismo tiempo, haber vuelto a copiar esa nota tiene sus consecuencias. Volver a copiar es activar el poder de las palabras. Una partitura conmueve más cuando se interpreta que cuando se lee".

"Me gusta mi ciudad natal: la querré más que nunca. Es un fenómeno al que he asistido a menudo: para amar un lugar, hay que haberlo contemplado desde arriba.
Quizá por eso a Dios lo imaginamos por encima de la Tierra; de otro modo, ¿cómo se las apañaría para amarnos?".

"Nunca había tenido una percepción tan intensa de mi esqueleto. Quizá el amor sea eso".




Amelie Nothomb

martes, 10 de julio de 2018

Citas: Diario de Golondrina - Amelie Nothomb


"Nos despertamos en medio de la oscuridad, sin saber nada de lo que sabíamos.
¿Dónde estamos, qué ocurre? Por un momento, no recordamos nada. 
Ignoramos si somos niños o adultos, hombres o mujeres, culpables o inocentes. 
¿Estas tinieblas son las de la noche o las de un calabozo?".

"Con más agudeza aún, ya que se trata del único equipaje que tenemos, sabemos lo siguiente: estamos vivos. Nunca lo estuvimos tanto: sólo estamos vivos. ¿En qué consiste la vida en esta fracción de segundo durante la cual tenemos el raro privilegio de carecer de identidad? En esto: tener miedo".

"Somos el bebé que conoce el lenguaje. Con una palabra podemos expresar este innombrable descubrimiento del propio nacimiento: nos sentimos propulsados hacia el terror de lo vivo.
Durante este lapso de pura angustia, ni siquiera recordamos que al salir de un sueño pueden producirse fenómenos semejantes. Nos levantamos, buscamos la puerta, nos sentimos perdidos, como en un hotel.
Luego, en un destello, los recuerdos se reintegran al cuerpo y nos devuelven lo que nos hace las veces de alma. Nos sentimos tranquilizados y decepcionados: así que somos eso, sólo eso".

"Por lo demás, las cosas no marchaban bien. La vida se había convertido en la muerte".

"Uno nunca es tan feliz como cuando encuentra el medio de perderse".

"El oído es un punto débil. A la ausencia de párpado hay que sumarle una deficiencia: uno siempre escucha lo que no desearía oír, pero no oye lo que necesita escuchar. Todo el mundo es duro de oído, incluso los que lo tienen finísimo. La música también tiene como función creer que domina el más desastroso de los sentidos".

"Lo que tenía que ocurrir ocurrió: atropellé a un anciano. Nada serio".

"Me encontré sin sexo y sin empleo: demasiadas amputaciones para un solo hombre".

"De noche, lo pillé delante del inmueble en el que iba a reunirse con su amante. Le agujereé la cabeza con dos balas en menos que canta un gallo. Fue entonces cuando se produjo el milagro".

"—A veces tengo la impresión de que no tienes a nadie con quien hablar —se lamentaba.
—Los clientes no son muy habladores, ¿sabes?".

"Las únicas chicas que inspiran un amor incurable son aquellas que han conservado la increíble complejidad de lo real. Existen en una proporción de una entre un millón".

"Algunos son bastante desafortunados a la hora de encontrar el amor de su vida, el escritor de su vida, el filósofo de su vida, etc. Sabemos en qué clase de viejos chochos no tardan en convertirse.
Me había ocurrido algo peor: había encontrado la música de mi vida".

"¿En la actualidad, qué es una relación humana? Mortifica por su pobreza. Cuando ves lo que hoy denominamos con el bonito nombre de «encuentro», se te cae el alma a los pies. Conocer a alguien debería constituir un acontecimiento. 
Debería conmover tanto como cuando, después de cuarenta años de soledad, un ermitaño ve a un anacoreta en el horizonte de su desierto".




Amelie Nothomb

viernes, 6 de julio de 2018

Citas: Antichrista - Amelie Nothomb

"El primer día, la vi sonreír. Inmediatamente, deseé conocerla".

"La universidad era eso: creer que ibas a abrirte al universo y no encontrar a nadie".

"Una semana más tarde, sus ojos se posaron en mí.
Creí que iban a desviarse enseguida. Pero no: permanecieron allí y me analizaron.
No me atreví a mirar aquella mirada: el suelo se hundía bajo mis 
pies, me costaba respirar".

"Tenía dieciséis años. No tenía nada, ni bienes materiales, ni bienestar espiritual.
No tenía amiga, ni amor, no había vivido nada. No tenía idea de nada, no estaba segura de tener alma. Mi único patrimonio era mi cuerpo".

"A los seis años, desnudarse no significa nada. A los veintiséis años, desnudarse ya se ha convertido en una vieja costumbre.
A los dieciséis años, desnudarse es un acto de una inusitada violencia".

"Dieciséis años de soledad, de odio a uno mismo, de miedos no formulados, de deseos nunca alcanzados, de dolores inútiles, de enfados que no conducen a nada y de energía por explotar estaban contenidos en aquel cuerpo".

"En los ojos de los demás, nunca había visto encenderse la llama que, por sí sola, consuela de vivir".

"Hasta conocer a Christa, uno de los placeres de mi vida de adolescente había consistido en leer: me tumbaba en mi cama con un libro y me convertía en el texto. Si la novela era buena, el libro hacía que yo me convirtiera en él. Si era mediocre, no por ello dejaba de compartir horas maravillosas, deleitándome en lo que no me gustaba, sonriendo por las ocasiones fallidas".

"—¿Por qué me besas?
Respondió encogiéndose de hombros:
—Porque no eres más fea que otras".


"—¡Cuando uno quiere a alguien, confía en él hasta el final! —exclamó ella".



Amelie Nothomb

domingo, 1 de julio de 2018

Citas: Cartas a Felice - Franz Kafka


"«… no puedo creer que exista un cuentos de hadas en el que se haya luchado por una mujer más y con mayor desesperación de lo que en mi interior se ha luchado por ti, desde el principio y siempre de nuevo y tal vez para siempre»."

"Ahora que la puerta entre usted y yo comienza a abrirse, o al menos tenemos ambos la mano en el picaporte, puedo decirlo ya, aun cuando no esté obligado a hacerlo. ¡Qué humores me dominan, señorita! Una lluvia de neurastenias cae ininterrumpidamente sobre mí. Lo que quiero ahora al momento siguiente ya no lo quiero."

"Es que a aquella carta me ha contestado usted con esta que tengo ahora a mi lado, con esta carta que me produce una ridícula alegría y sobre la que en este instante pongo mi mano para sentir que la poseo."

"Su flor, por la que beso su mano, me he apresurado a colocarla dentro de mi cartera."

"Y he empezado a creer que, en alguna parte, aunque sea difícil descubrirla, tiene que haber una buena estrella bajo la cual pueda uno seguir viviendo."

"Ahora mi vida se ha hecho más ancha de pensar en usted, apenas pasa un cuarto de hora estando despierto sin que le haya dedicado un pensamiento, así como muchos otros cuartos de hora en los que no hago otra cosa que pensar en usted."

"Puede decirse que mi corazón goza de una relativamente buena salud, pero no es nada fácil, para un corazón humano, resistir la tristeza que produce el escribir mal y la dicha que produce el escribir bien."

"Pero es preciso, pues si no contestas tengo el sentimiento —que ningún razonamiento consigue disipar— de que te apartas de mí, de que hablas con otros y de que me has olvidado."

"Por otra parte, no hay curación sino de persona a persona, al igual que solo de persona a persona hay transmisión de dolor, como sucede en este caso entre sus dolores de cabeza y yo."

"Para mí cada una de tus cartas es infinita, por corta que sea ,la leo hasta llegar a la firma y vuelvo a empezarla, y así sigo en el más hermoso de los círculos."

"Pero a fin de cuentas, me veo obligado a dejar de ignorar que la carta tiene un punto final, que tú has dejado de escribir y te has levantado y te has ido, desaparecido para mí en la oscuridad. Entonces le entran a uno ganas de darse golpes en la frente."

"Dios mío, son tantas las cosas que me quedan por decirte y por contestar, y una vez más hay que poner punto final, que además ya son las 3".

"Los padres no quieren otra cosa que arrastrarle a uno hacia ellos, hacia la sima de aquellos tiempos de los que uno deseaba elevarse en busca de respiro, esto lo quieren por amor, desde luego, pero eso es lo verdaderamente espantoso".

"¡La literatura es «pasatiempo»! ¡Dios mío! Como si no nos devorara el corazón; pero nos sacrificamos a gusto".

"Querida, inauguremos una vida mejor junto con este papel de cartas de mejor calidad. Acabo de sorprenderme en el acto de mirar hacia lo alto mientras escribía la última frase, como si tú estuvieras allí".

"Mi amor, es hora de irse a la cama, ojalá tengas un hermoso domingo, y yo algún que otro pensamiento tuyo".

"Pero antes de irme a dormir quiero, puesto que tú lo deseas y puesto que es tan sencillo, decirte una vez más al oído cuánto te amo".

"Te quiero tanto, Felice, que si permaneces a mi lado quisiera vivir eternamente, pero, no hay que olvidarlo, como una persona sana y que fuera tu igual".

"Así es, para que lo sepas, la verdad es que estamos ya más allá de los besos, y habiéndolo reconocido así, no me queda otro signo que el de simplemente acariciar tu mano".

"Así es, para que lo sepas, la verdad es que estamos ya más allá de los besos, y habiéndolo reconocido así, no me queda otro signo que el de simplemente acariciar tu mano".

"Luego llegó una señorita que por no sé qué pequeño rasgo en su manera de comportarse me recordaba a ti. (La verdad es que no se necesita mucho para hacer que me acuerde de ti). Me quedé mirándola como fascinado, y de buena gana, después de haber embebido con mis ojos la pequeña semejanza, me hubiera acercado a la ventana y me hubiese puesto a mirar hacia afuera para no ver a nadie y pertenecerte a ti por entero".

"Una carta no tiene importancia, por una te escribiré diez, Y si rompes las diez, las reemplazaré con cien".

"Esta es la cena, pero hay momentos en los que mi hermana más querida no basta, y en los que yo tampoco le basto a ella".

"Querida, cómo le zarandea a uno el tener que ocuparse de algo. Hubo días en que esperaba tranquilo la llegada de tus cartas, las cogía en mi mano tranquilo, las leía una vez, me las metía en el bolsillo, las leía otra vez y me las volvía a guardar, pero todo con tranquilidad. En cambio hay otros días, y hoy ha sido uno de ellos, en que la insoportable expectación ante la llegada de tu carta me hace ya temblar, en que la recojo como si fuera un ser vivo, y mi mano no puede soltarla".

"¡Pero estas palpitaciones, querida! ¿Cómo puede ser verdad que posea una parte de tu corazón, cuando palpita de ese modo, y yo lo quiero sereno?".

"Tú te esfuerzas en permitirme participar en tu existencia, Dios mío, cuando lo que yo quiero es poseer cada instante de tu vida. Sin embargo haces todo lo humanamente posible, y si no fuera que te quiero por la totalidad de tu ser, tendría que amarte solo ya por tu bondad".

"(...) el miedo me sobrecoge si te oigo decir que me quieres, y si no lo oyera querría morirme".

"Es por eso sobre todo, y no tanto por amor hacia ti, que necesito tus cartas y, como aquel que dice, las devoro, es por eso que no doy suficiente crédito a tus buenas palabras, y por eso me retuerzo ante ti con esos ruegos lamentables, solo por eso".

"Jamás tendré la fuerza necesaria para prescindir de ti, lo siento así, pero esto, que en otros lo consideraría una virtud, será mi mayor pecado".

"La oficina se hace más fea por el contraste que forma con tus cartas, pero por otro lado se hace más bella por ser allí donde tus cartas llegan".

"Las manos quieren caérseme de la mesa, de puro desvalimiento y deseo de ti".

"Dices, por ejemplo, que el domingo por la noche te escribí solo un par de líneas, cuando debieron de ser por lo menos ocho páginas y un interminable suspiro. Mi amor, si Correos no nos acerca muy pronto, jamás nos encontraremos".

"Encargo mil discos con tu voz, y no tendrás que decir otra cosa sino que me permites tantos besos como necesito para olvidar toda mi tristeza".

"Ignoro por completo la edad que tengo ahí. En aquel entonces aún me pertenecía por entero, y me parece que esto ha debido de ser muy agradable. Por ser el primogénito me han hecho muchas fotos, y por tanto hay toda una serie de metamorfosis".

"¡Basta ya de esto! ¿Vendrán tiempos mejores? Felice, abre los ojos y déjame mirar en ellos, si contienen mi presente, ¿por qué no habría de encontrar también mi futuro en ellos?".

"Pero también hay cosas que no se cumplen. En nuestras dos cartas deseamos vernos, y esto no ocurre".

"Pero basta ya de palabras, ahora solo besos, una cantidad especialmente grande de besos por mil razones, porque es domingo, porque ya ha pasado la fiesta, porque hace buen tiempo, o quizás porque hace malo, porque escribo mal y porque es de esperar que escriba mejor, porque sé muy poco de ti y solo a través de los besos se consigue aprender algo serio, y porque, a fin de cuentas, estás completamente dormida y no puedes defenderte".

"Pero baila cuanto querrás, yo me voy a dormir, y gracias al poder de los sueños —si Dios quiere— te arranco, contra la voluntad de todos, del torbellino de la danza y te atraigo silenciosamente hacia mí".

"Decididamente, creo que deberíamos seguir amándonos por encima de las cartas perdidas o delirantes".

"¿Que si me enamoré de ti inmediatamente aquel día? ¿Es que no te lo dije ya por carta? Desde el primer momento, y del modo más sorprendente e incomprensible, me resultaste indiferente, y por eso mismo familiar".

"Mi amor, esta instantánea me pertenece ya, sea por algún tiempo o para la eternidad, pase lo que pase".

"Pero si es posible me haré una para ti, tanto me importa el que, al menos en imagen, me tengas en tus manos, en tus manos reales, quiero decir, pues entre tus manos imaginarias hace ya mucho que estoy".

"Mi amor, mi amor, ¿dónde está el timbre que te llame a mi lado? Te asalto a besos. Y ahora punto final".

"No, ya no escribo más, se me han quitado por completo las ganas, voy a acostarme pronunciando tu nombre, Felice, Felice, tu nombre que lo puede todo, tanto inquietar como serenar".

"Y estoy solo. Pero no estoy solo, pues pienso que bien puedo besarte después de haber firmado".

"Ah, querida, ya es hora de terminar y de besarte, de lo contrario mi jefe se interpondrá entre nosotros, y eso hay que evitarlo. ¡Mi amor, mi amor! Estos dos gritos más".

"Cierto que el primer pensamiento que se adhiere a este tipo de tristeza es siempre: te tengo a ti, mi amor, y por lo tanto tengo una segunda justificación para vivir, pero ello no deja de ser una vergüenza, el hecho de que busque uno justificar su vida en la existencia de su amada".

"Bueno, mi amor, las puertas están cerradas, hay silencio, de nuevo estoy contigo. ¡A qué de cosas no llamamos ya «estar contigo»!".

"Ojalá pudiera sentarte en la silla que hay a mi lado, tomarte en mis manos y mirarte a los ojos. Hay algo de casa de locos en mi vida. Inocente, y desde luego también culpable, no estoy encerrado en una celda pero sí en esta ciudad, llamo a la chica que más quiero, deseo que esté tranquila y feliz, pero mi llamada se queda en las paredes y en el papel y mi pobre niña sufre".

"Mi amor, me encuentro en un estado de considerable confusión, no me tomes a mal la falta de claridad de lo que haya de decirte. Te escribo porque estoy totalmente lleno de ti y porque, de algún modo, he de hacérselo saber al mundo exterior".

"Déjame, mi amor, decirte que te quiero con besos en vez de con palabras".

"Cuando pregunto qué ocurrirá no lo hago pensando en mí, yo he pasado ya por peores momentos, y poco más o menos sigo viviendo, además si no escribo para mí tendré más tiempo para escribirte a ti, para gozar de tu presencia soñada, recreada en la escritura, tu presencia por la que lucho con todas las fuerzas de mi alma, pero tú, tú ya no podrás seguir queriéndome".

"Ayer, lunes, recibí solamente tu carta del sábado, hoy, martes, no he recibido nada, nada en absoluto. ¿Cómo habría de conformarme con semejante cosa? ¡De qué modo apreciaría el más mínimo saludo en una tarjeta! Mi amor, no te suenen estas palabras a reproche, no hay reproche en ellas; escucha en ellas, por el contrario, el amor y las inquietudes del amor, de esto sí que están llenas, esa es la verdad, todas mis palabras".

"Ahora que me acuerdo: hoy es Nochebuena, la noche santa. Me ha transcurrido malamente y sin santidad, salvo por este beso de despedida".

"Para no escribirte ahora, te escribo, mi amor, estas líneas que en todo caso recibirás al mismo tiempo que una carta ulterior y más detallada; te escribo para sentir de nuevo mi vinculación a ti, para haber hecho algo real por esta vinculación, ese es el motivo".

"Suponiendo que valga la pena decirlo, mi boca te pertenece por completo, excepto a ti no beso a nadie, ni a mis padres ni a mis hermanas ni a mis implacables tías, nadie tiene sitio en mi mejilla, que se aparta estremecida".

"Acabo de besarte, y acto seguido tu sonrisa se ha vuelto una pizca más amistosa que antes".

"Adiós, mi amor, pase lo que pase nos seguiremos queriendo, ¿no es cierto? ¿Dónde está tu boca?".

"Estas son mis preocupaciones, amor mío. ¡Malditos correos! ¡Maldita distancia!".

"Además, lo quieras o no, soy tuyo".

"¿No supone para ti un tormento el escribirme tanto? Una línea tuya me produce tanta alegría que no es posible que cinco me produzcan más".

"Buenas noches, mi amor. Mientras tú duermes apaciblemente, aquí me tienes a mí, que te pertenezco, vagando de un sitio a otro, a lo lejos".

"Aquí me tienes, mi pobre amada (cuando estoy mal, digo: «Pobre amada», lo que no significa otra cosa sino que mi mayor deseo sería arrojarme en tus brazos con todas mis desgracias, pobre, verdaderamente pobrecita amada mía.)".

"Soy tuyo a más no poder, esto puedo decirlo gracias a la visión de conjunto que, a estas alturas, poseo sobre mis treinta años de existencia".

"(...) la vida humana es un edificio de muchos pisos, el ojo no ve más que una posibilidad, pero en el corazón están reunidas todas las posibilidades".

"Para que lo sepas, mi amor, pienso en ti con tanto amor y devoción como si Dios te hubiera confiado a mí con las más inequívocas palabras".

"En estos momentos, mi amor, deberías de estar aquí (extraña invitación, hace ya mucho que sonó la medianoche), íbamos a pasar una noche hermosa, tranquila, tan tranquila que al final te sentirías inquieta".

"Me resulta imposible mantener una conversación. La simple visión de una cara conocida basta para hacer que me extravíe".

"Así que, ¡en pie, mi amor! ¡Manos a la obra! Sea lo que sea aquello que te empuje hacia mí, soy yo quien se beneficia, pues te tomo en mis brazos".

"¡Fuera, Lasker-Schüler! ¡Y ven tú, amor mío! Que nadie se interponga entre nosotros, que nadie esté a nuestro alrededor".

"El que tú me quieras constituye mi dicha, Felice, pero no mi seguridad, pues muy bien puedes estar engañándote, quizás en mis cartas hay trucos que te embaucan, la verdad es que apenas me has visto, apenas me has oído hablar, apenas has sufrido mis silencios, no sabes nada de mis casuales o necesarias ruindades, que mi presencia te hiciera tal vez patentes —mi seguridad reside más bien en que yo te amo, en que te reconocí en aquella corta velada, en que me sentí emocionado por tu persona, en que no he sido más débil que este amor y he logrado pasar la prueba, en que este amor se ha adaptado a mi naturaleza como si hubiese venido al mundo conmigo y solo ahora hubiese sido comprendido".

"Si me presentara ante ti tranquilamente en toda la extensión de mi miserable estado, el terror te haría dar un paso atrás. Por eso corro en todas direcciones —no deliberadamente, claro está—, como las ardillas locas dan vueltas y más vueltas en la jaula, con el solo fin, mi amor, de retenerte ante mi jaula y saberte cerca de mí, aunque yo no pueda verte. ¿Cuándo te darás cuenta de ello, y una vez que te hayas dado cuenta, cuánto tiempo permanecerás ahí?".

"Al despertarme, después, he hecho el recuento de mis actuales, reales o imaginarios males (para una imaginación poderosa no hay diferencia entre sus efectos), y he llegado a la cifra de 6, lo que representa una razón suficiente para estar de mal humor y cabizbajo, si no fuera porque, por otro lado, estás tú, mi amor, que eres capaz de resistir este complejo doloroso, y por ello, como gratitud y al mismo tiempo castigo, no cabe sino una interminable lluvia de besos".

"Es tarde; tú, Felice, sueles emplear una expresión que no te hace ninguna falta, dámela a mí y déjame que escriba: «¡Sigue queriéndome!»".

"Con cada respuesta a una pregunta de este tipo me siento penetrar en ti más hondo, obtengo una nueva autorización para vivir dentro de ti, y por un instante cambio un simulacro de vida por una ardiente realidad".

"Antes estuve dando un paseo con mi hermana, y mientras hablábamos de otras cosas me pasó por la cabeza, en medio de un sentimiento de soledad que me suele sobrevenir precisamente cuando estoy en compañía de otras personas (cosa que, por supuesto, no es tampoco nada rara en los demás), la idea de si me sigues, mi amor (siempre «mi amor», pues solo te tengo a ti y nunca tendré a nadie más que a ti), queriendo igual que antes".

"Tengo la sensación de estar ante una puerta cerrada, detrás de la cual vives tú, y que jamás se abrirá".

"Ayer por la noche me sentía, por diversas razones, especialmente solo, a decir verdad eso es lo más bonito, nadie te molesta (ni siquiera si en ese momento estás andando rodeado de parientes), todo es vacío a tu alrededor, todo está ni más ni menos que cuidadosamente preparado para que vengas, Felice. Y de hecho viniste, estabas muy cerca de mí, pese al aspecto de soledad, casi de cómica soledad, que yo pudiera tener".

"De nuevo «Fe» no me gusta tanto como Felice, es demasiado corto, el aliento no lo atraviesa con suficiente lentitud. Ojalá un día, Felice, pueda —pues un día sería ya siempre— estar tan cerca de ti que hablar y escuchar sean una misma cosa, silencio".

"Tienes razón, Felice, en los últimos tiempos con frecuencia me fuerzo a escribirte, pero el hecho de vivir y el hecho de escribirte son dos cosas que se me han convertido casi en una, de modo que también me fuerzo a vivir".

"Por otro lado, casi ninguna palabra me viene desde su propio origen, las atrapo al azar, bien lejos de su punto de partida, bajo circunstancias excepcionales. Una vez, cuando estaba en pleno trabajo literario y en pleno vivir, te dije que todo sentimiento verdadero no busca las palabras apropiadas, sino que se topa con ellas, o incluso se ve empujado por ellas. Tal vez no sea totalmente cierto. ¿Pero cómo poder, por muy firme que sea mi mano, alcanzar todo lo que quiero alcanzar cuando te escribo: convencerte simultáneamente de la seriedad de estos dos ruegos: «¡Sigue queriéndome!» y «¡Ódiame!»?".

"Ni una carta, ¡y un gran deseo de ti!".

"¿Sabes que ahora, tras mi regreso, eres para mí un milagro más incomprensible que nunca?".

"Mi querida Felice, no me tomes a mal el que te escriba tan poco, no significa que tenga poco tiempo para ti, por el contrario no hay apenas un solo instante en el que no te pertenezca por entero, hasta el fondo y con todo lo que yo soy".

"¡Cómo me he acercado a ti, por mi parte, gracias al viaje a Berlín! Solo respiro en ti".

"Te busco por todas partes, pequeños gestos de las gentes más diversas, en la calle, me recuerdan a ti, tanto por su semejanza como por el contraste que ofrecen respecto a ti, pero soy incapaz de expresar lo que me embarga de tal modo; me embarga totalmente y no me deja la más mínima energía para poder decirlo".

"He estado en tu presencia demasiado tiempo (en eso al menos he empleado bien el tiempo) como para que ahora puedan servirme de algo tus fotografías. No quiero mirarlas. En las fotografías apareces intachable y relegada a lo general, en cambio yo he contemplado tu rostro real, humano, necesariamente imperfecto, y me he perdido en él. ¡¿Cómo poder salir de esto y conformarse otra vez con meras fotografías?!".

"Evidentemente, no puedo olvidarte cuando te escribo, puesto que tampoco puedo hacerlo en ningún otro momento, pero no quiero, mediante la invocación de tu nombre, despertarme, por así decirlo, de esa modorra desde la que únicamente me sería permisible decir esas cosas".

"Cuando no te escribo me encuentro mucho más cerca de ti, cuando voy por la calle y sin cesar y por todas partes algo me recuerda a ti, cuando, solo o rodeado de gente, aprieto tu carta contra mi cara y respiro su olor, que es también el olor de tu cuello".

"¿Yo, mi amor, alejándote de mí? ¿Yo que, sentado a mi mesa, me consumo de deseo de ti? Hoy me estaba lavando las manos en el oscuro pasillo cuando, no sé cómo, me puse a pensar en ti con tal fuerza que no tuve más remedio que acercarme a la ventana para, al menos, buscar consuelo en el cielo gris. Así vivo".

"¿No te has fijado, Felice, que en mis cartas realmente no te quiero, pues si te quisiera tendría que pensar solamente en ti y hablar de ti tan solo, y que en cambio lo que sí hago realmente es adorarte y esperar de ti no sé qué ayuda y bendición en las cosas más descabelladas?".

"Hace un momento, al sentarme para ponerme a escribirte, pronuncié la palabra «amor mío», y no me di cuenta hasta después de haberlo hecho. ¡Ojalá pudiera hacerte comprender alguna vez lo que significas para mí! Y sin embargo soy aún menos capaz de hacerlo desde cerca que desde lejos".

"En el momento de hacer la maleta en Berlín tenía en la cabeza otro texto. «Sin ella no puedo vivir, y con ella tampoco», eso es lo que pensaba mientras arrojaba al interior de la maleta mis cosas, una tras otra, y algo estuvo a punto de hacerme estallar el pecho".

"Tuyo (ojalá no tuviera nombre, totalmente extinto y solamente tuyo)".

"Mi amor, escúchame. ¡No te apartes del camino por el que viniste a mí! ¡Pero si tienes que hacerlo, vuelve sobre tus pasos! Dime, ¿sientes cómo te quiero? ¿Lo sientes, a pesar de todo lo que en estos momentos —y en Berlín aún más que a distancia— me disimula ante tus ojos? Es algo que ahoga las palabras en mi garganta y desborda las letras que quiero escribir".

"Viernes por la tarde. Los días que paso aquí, separado de ti, puedo muy bien confundirlos, no tienen ningún sentido para mí. Para mí es como si el mundo entero se hubiera hundido en tu ser".

"Quiéreme un poco, Felice. El amor que de ti me llega pasa por mi corazón como si fuera sangre, no tengo otra".

"¡Qué efecto me produce su mirada, incluso desde lejos!".

"Piensa entonces, Felice, en la transformación que el matrimonio ocasionaría en nosotros, en lo que cada cual saldría perdiendo o ganando. Yo perdería mi soledad, que en su mayor parte es horrible, y te ganaría a ti, a quien amo más que a ningún otro ser".

"Queridísima Felice, si no puedes escribirme no me escribas, pero deja que yo lo haga y que te repita día a día lo que sabes tan bien como yo, que te quiero en la medida en que tengo fuerzas para amar, y que mientras viva quiero y debo servirte".

"Yo por mi parte seguiré siendo tan tuyo como lo soy ahora, eso desde luego".

"Felice, te lo ruego, ponme unas letras, ya sean bondadosas o malignas, no aumentes mis penas, no las hagas mayores de lo que son, el silencio es el peor castigo que se pueda imaginar".

"Querida, querida Felice mía, hoy no ha habido carta, claro que hoy es perfectamente normal que no la haya, pero tratándose de tus cartas me es imposible distinguir entre lo normal y lo anormal, simplemente quiero recibirlas, me es preciso recibirlas, ellas me mantienen vivo".

"¡De qué me sirve, ay, el que sueñes conmigo, si tengo la prueba de que por el día no piensas en mí!".

"¿Te he dicho ya que admiro a mi padre? ¿Que es mi enemigo y yo el suyo, tal cual nuestra naturaleza lo dispone? Eso lo sabes tú bien, pero por otro lado mi admiración hacia su persona es quizás tan grande como el miedo que me inspira. Si me apuran mucho puedo pasar por delante de él, pero jamás por encima".

"Pero ahora déjate besar por mí largamente y con la mayor serenidad posible, por favor te lo pido, después de todo lo dicho, deja que te bese como hace mucho tiempo no me atrevía ni a pensarlo".

"Esta mañana, al pasarme por la cabeza todos estos pensamientos mientras contemplaba el claro cielo veneciano desde la cama, me sentí bastante avergonzado y desdichado. Pero ¿qué puedo hacer, Felice? Tenemos que decirnos adiós".

"Mi único sentimiento de felicidad consiste en que nadie sabe dónde estoy. ¡Ojalá tuviera la posibilidad de hacer que tal cosa durara para siempre! Sería más justo que morir. En cada uno de los resquicios de mi ser no hay sino vacío y absurdo, incluso en el sentimiento de mi propia desdicha".

"Tú no estás satisfecha conmigo, tienes una serie de cosas que echarme en cara, quieres que sea distinto a como soy. Según tú, debería vivir «más dentro de la realidad», debería «regirme de acuerdo con los datos que se ofrecen», etc. ¿No te das cuenta de que si tal deseo responde a una necesidad real tuya no es, entonces, a mí a quien quieres, sino que lo que quieres es pasar de largo ante mí? ¿Por qué esa voluntad de modificar a las personas, Felice? Eso no está bien. A las personas hay que tomarlas como son o dejarlas como son. Es imposible modificarlas, a lo sumo se las puede molestar en su modo de ser, eso es todo. Pues la verdad es que el hombre no se compone de particularidades aisladas que cada cual pueda quitarle y remplazar por otras a su antojo. Se trata más bien de un todo, y si tiras de una punta, la otra —quieras que no— también se estremece".

"Permíteme que sea feliz sufriendo con tus sufrimientos, en lugar de solo con los míos".

"Siempre es lo mismo, como a lo largo de toda la historia del mundo cada cual elige su terreno para combatir. No me va a quedar otro remedio que conquistar yo también el otro terreno".

"Te quería como te quiero hoy, te veía en apuros, sabía que, no teniendo la culpa de nada, habías estado sufriendo por mí durante dos años, sufriendo como no hay derecho a que sufran los inocentes, pero también veía que eras incapaz de darte cuenta de mi situación".

"Querida Felice, puede decirse que es la primera vez en diez días que mi mano toma la pluma con objeto de escribir algo para mí. Así es como vivo".

"Querida Felice, ampliando el tema del sanatorio, que esta mañana traté solo de pasada. Mi principal objeción contra los sanatorios consiste en que consumen inútilmente demasiado tiempo y demasiados pensamientos".

"Mi pobre amor (pobre porque todos somos pobres y porque a los pobres, cuando no se les puede ayudar de otra manera, se les acaricia la mejilla)".

"Últimamente estaba tumbado allí, casi dentro del canalillo de la acera (este año la hierba es alta y tupida hasta en los canalillos), cuando un señor bastante distinguido, con el que a veces he tenido tratos por cuestiones relativas a la oficina, pasó por mi lado en un coche de dos caballos camino de una fiesta aún más distinguida que él. Yo me estiré y sentí las alegrías (ciertamente que solo las alegrías) de estar desclasado. ¿Pero y tú? El domingo estabas tan llena de vida a mi lado… y ahora este silencio".

"¡De qué sirve quejarse y escribir!".

"Si no soy capaz de nada, me siento desgraciado; si soy capaz de algo, no dispongo de suficiente tiempo; y si pongo mis esperanzas en el futuro, enseguida me sobreviene el miedo, ese miedo de otra especie, miedo de que con mayor motivo me resulte imposible trabajar. Un infierno magníficamente calculado. Pero —y esto es lo principal actualmente— no faltan en él los buenos momentos".

"Por otro lado, voy a decirte un secreto en el que yo por mi parte en estos momentos no creo en absoluto (pese a que, cuando trato de trabajar y pensar, la tiniebla que desde lejos cae sobre mí a todo mi alrededor tal vez pudiera convencerme), pero que tiene que ser verdad: jamás recobraré la salud. Ni más ni menos que porque no se trata de una tuberculosis a la que se coloca en la tumbona y a la que se cuida hasta su curación, sino que se trata de un arma cuya necesidad seguirá siendo extrema mientras yo continúe con vida. Y ambas no pueden continuar con vida".

"Yo no me sentía desdichado. Por supuesto que la palabra «felicidad» hubiera sido una designación muy desacertada de mi estado de ánimo. Me sentía atormentado, pero no infeliz, mis miserias, todas, más que sentirlas las contemplaba, tomaba consciencia de ellas, las constataba en su monstruosidad, esa monstruosidad que excede todas mis fuerzas (al menos en tanto que ser vivo), y dentro de esa toma de consciencia, con una relativa tranquilidad, persistí en mi actitud de mantener los labios cerrados, firmemente apretados".






Franz Kafka

jueves, 28 de junio de 2018

Citas: Pétronille - Amélie Nothomb

"El error es creer que el físico sólo cuenta en el amor. Para la mayoría de las personas, entre las  que me cuento, el físico es importante en la amistad e incluso en las relaciones más elementales. Y no me estoy refiriendo ni a la belleza ni a la fealdad, me refiero a esa cosa tan indefinida e importante que llamamos fisionomía. Hay seres que nos gustan a primera vista e infelices que no podemos ni ver. Negarlo sería una injusticia añadida".

"—¿Tiene algo que celebrar?
—Sí. Nuestro encuentro.
—No era necesario. No es tan importante.
—Para usted, puede que no. Para mí sí lo es.
—Ah, vale.
—Es el principio de una amistad".

"Debíamos de estar a medio camino cuando Pétronille me anunció que iba a ponerse a orinar allí mismo, entre dos coches aparcados.
—¿No podría esperar a llegar al Gymnase? —protesté—. Sólo faltan treinta metros.
—Demasiado tarde. Cúbrame.
Pánico. ¿Cuál debía ser mi papel? Estaba oscuro y nublado. No se veía nada a veinte metros sobre la acera de la rue Huyghens. En aquella atmósfera digna de Macbeth, yo tenía que proteger la intimidad de una joven que por razones que en parte se me escapaban había leído todas mis novelas.
Agucé el oído para escuchar eventuales pasos; sólo percibí el ruido de un pipí que parecía decidido a no terminar nunca. Mi corazón latía muy fuerte. 
Imaginaba un discurso en el supuesto de que apareciera algún transeúnte: 
«Perdóneme, señor, señora, mi amiga ha sucumbido a una urgente necesidad, no le falta mucho, ¿podría, si no es mucho pedir, esperar un momento?»".

"—Venga, es usted joven y famosa, la invitan a todas partes.
—¿Joven? Tengo treinta y cuatro años.
—Vale, es usted vieja y famosa".

"La realidad siempre se apresura a demostrarnos hasta qué punto carecemos de imaginación".

"—¿Qué es esa cosa?
—Soy yo.
Silencio, seguido de:
—De acuerdo. Es más grave de lo que imaginaba.
—Si quiere, voy a cambiarme.
—No, no. Si enciendo la luz, ¿se quemará?
—Por favor".

"—¿Nos tuteamos? —sugirió, tomando un sorbo de cerveza.
—¿Por qué?
—Hemos dormido en la misma cama, la he visto en pijama naranja, estamos compartiendo un fish and chips. Es extraño que sigamos tratándonos de usted".

"—Hasta que llegaste tú, me pareció el purgatorio.
—¿Y desde que llegué?
—El infierno.
Soltó una de sus grandes carcajadas.
—Tienes razón, lo hemos pasado muy bien".

"En el fondo tenía razón. Hay que forzar el destino. Si de mi capacidad de iniciativa dependiera, en la vida nunca ocurriría nada".

"—Con cuatro años, esquiaba muy bien.
—Sí. Ganaste tu copa de honor en el parvulario. Estoy impresionada.
—Es como ir en bicicleta, nunca se olvida.
—Claro que sí.
—Creo en el genio de la infancia".

"En la cima de la alegría, la imité. Dos metros más lejos, me desplomé. Me levanté inmediatamente y me lancé, para, al cabo de un segundo, volver a caer. Aquel juego se reprodujo quince veces seguidas. Pétronille había tenido tiempo de tomar el remonte y regresar a mi lado.
—Parece que el genio de la infancia no funciona demasiado bien. 
¿Quieres que te enseñe?
—¡Déjame tranquila!
Menos de diez minutos más tarde, ella había bajado rápidamente, vuelto a subir, y estaba otra vez a mi lado, y yo me seguía cayendo cada cinco segundos.
—Tenemos un problema —dijo ella—. Vas a necesitar a un monitor muy paciente.
Rompí a sollozar.
—Y a un psiquiatra —añadió".

"—¿Esto es legal? —volvió a preguntar Pétronille.
—Lo que nunca se ha hecho no es ni legal ni ilegal —zanjé en tono categórico".

"—¡Voy a exprimir al máximo esta cláusula de anulación!
Llamó al microscópico número indicado y no necesitó fingir para hablar con voz de asmática.
—Es frecuente morir de un ataque de asma —oí que decía.
Cuando colgó, me anunció que la ambulancia estaba al llegar.
—¿Vas al hospital? —pregunté.
—No. Volvemos a París, tú y yo. Tú eres mi acompañante, es legal.
—¿Volvemos a París en ambulancia?
—Sí —dijo ella con orgullo—. No sólo te ahorraré una importante suma de dinero sino que, además, será mucho más rápido. Hagamos las maletas.
La sirena de la ambulancia no tardó en oírse. La ley exigía que Pétronille entrara en camilla. No se hizo de rogar".

"Tengo una larga experiencia en materia de separaciones, y sé mejor que nadie el peligro que entrañan: separarte de alguien prometiendo que volveréis a veros es el presagio de las cosas más  terribles. El caso más habitual es que no vuelvas a ver nunca más al individuo en cuestión. Y ésa no es la peor de las eventualidades. La peor consiste en volver a ver a la persona y no reconocerla, ya sea porque ha cambiado mucho, ya sea porque entonces descubres un aspecto increíblemente desagradable que ya debía de existir antes pero que habías logrado ignorar en nombre de esa extraña forma de amor tan misteriosa y peligrosa y en la que siempre se nos escapa todo lo que está en juego: la amistad".

"Los grandes sentimientos necesitan combustible".

"Accesoriamente, continuaba siendo escritora y ser humano. Así que continué escribiendo y viviendo".

"Mi madre, que es incapaz de no deformar un título, felicitó a la invitada por Que la fuerza te acompañe.
—¿Lo has leído, mamá? —le pregunté en voz baja.
—Sí. No he entendido de qué trata, pero me ha parecido muy hermoso".

"Por más que sé que escribir es peligroso y que al hacerlo pones en riesgo tu vida, siempre acabo cayendo en la trampa".





Amélie Nothomb