domingo, 28 de febrero de 2016

Citas: El abanico de Lady Windermere - Oscar Wilde

"El llanto es el refugio de las mujeres feas y la ruina de las mujeres bellas".

"Lady Windermere.—¿Qué puedo hacer? Usted dijo que sería mi amigo, Lord Darlington. Dígame, como amigo, qué debo hacer.
Lord Darlington.—No existe la amistad entre un hombre y una mujer. Puede haber pasión, enemistad, adoración, amor; pero nunca amistad. No soy su amigo. La amo"

"Lord Darlington.—Le ofrezco mi vida entera. Hago con ella lo que quiera. La amo demaciado. La amo desde el momento en que la conocí. ¡La amo ciegamente, con pasión, con locura!".

"Lord Darlington.—Es ahora o nunca.
Lady Windermere.—¡Entonces nunca!
(pausa)
Lord Darlington.—¡Me destroza el corazón!
Lady Windermere.—Mi corazón ya está destrozado".

"Por un momento nuestras vidas y nuestras almas se han tocado. Nunca volverán a hacerlo".

"Si los hombres no dicen cosas agradable, terminan por creer que no existen cosas agradables".

"Lo peor de las mujeres es que siempre quieren hombres perfectos. No nos quieren cuando somos buenos. Les gusta que seamos malos, y transformados en buenos".

"Lord Darlington.—Cecil, cuando se ama realmente a una mujer, las demás dejan de tener importancia. El amor lo transforma a uno. Yo he cambiado".

"La vida es muy dura. Nos gobierna, y no podemos evitarlo".

"La primera tragedia de la vida son las acciones; la segunda, las palabras. Son mucho peores. Son despiadadas".

"¡El amor se mata tan fácilmente!".




Oscar Wilde

jueves, 25 de febrero de 2016

Citas: Un monstruo viene a verme - Patrick Ness

"Las historias no terminan con los escritores, aun cuando sean muchos los que tomen la salida".

"—No siempre hay un bueno. Ni siempre hay un malo. Casi todo el mundo está en algún punto intermedio".

"La creencia es la mitad de toda curación. La creencia en la cura, la creencia en el futuro que nos espera".

"Así que esperó solo, apoyado contra un muro de piedra, lejos de los otros chicos que chillaban y reían y miraban sus móviles como si nada malo pasara en el mundo, como si en la inmensidad del universo a ellos nunca pudiera pasarles nada".

"—¿Eso quiere decir que es demasiado tarde? —le preguntó Conor antes incluso de saber lo que estaba diciendo.
—No, Conor —respondió ella enseguida—. No pienses eso. No es demasiado tarde. Nunca es demasiado tarde".

"—Las cosas verdes de este mundo son maravillosas, ¿verdad? —siguió diciendo su madre—. Nos empeñamos en deshacernos de ellas y resulta que muchas veces son justo lo que nos salva".

"—Hijo —dijo su padre inclinándose hacia delante—. Las historias no tienen siempre un final feliz".

"—No es culpa tuya —dijo el monstruo, y su voz flotaba en el aire que lo rodeaba como una brisa.
—Sí lo es.
—Solo querías que se acabara el dolor —dijo el monstruo—. Tu propio dolor. Acabar con tu aislamiento. Es el anhelo más humano que hay".

"—Yo no quería hacerlo —dijo Conor.
—Querías —dijo el monstruo—, pero no querías.
Conor se sorbió los mocos y lo miró a la cara, que era tan grande como una pared delante de él.
—¿Cómo pueden ser verdad las dos cosas a la vez?
—Porque los humanos son animales complicados —dijo el monstruo—".

"—La respuesta es que no importa lo que pienses —dijo el monstruo—, porque la mente entrará en contradicción consigo misma cien veces al día.
Tu mente se creerá las mentiras piadosas pero conoce también las verdades que duelen y que hacen que esas mentiras sean necesarias. Y tu mente te castigará por creer ambas cosas.
—Pero ¿cómo luchas contra eso? —preguntó Conor con voz ronca—. ¿Cómo luchas contra tus contradicciones internas?
—Diciendo la verdad —respondió el monstruo—".

"—Tu vida no la escribes con palabras —dijo el monstruo—. La escribes con acciones. Lo que piensas no es importante. Lo único importante es lo que haces".





 Patrick Ness

viernes, 19 de febrero de 2016

Citas: La chica Danesa - David Ebershoff

"«Por favor, olvídame, seguramente es lo mejor»".

"—Los sueños no se deben compartir".

"—El matrimonio es como una tercera persona —dijo Lili—. Crea a alguien más, por así decirlo; se deja de ser sólo dos personas".

"¿Qué era eso que siempre estaba repitiendo Greta? Ah, sí, que lo peor que se puede hacer en este mundo es rendirse".

"—¿No te das cuenta de que estoy un poco triste? —dijo Greta.
—¿Y no te la das de que estoy deseando que me cuentes tus penas?".






                                                                                                                                                    David Ebershoff

martes, 16 de febrero de 2016

¿Quién escribe?



Mi nombre es Carla, y nací el 11 de Mayo de 1993, en el jardín de la República (Tucumán, Argentina).
Me gustan los libros desde que tengo uso de la conciencia; fue y es una pasión exagerada que con el pasar de los años se ha vuelto ya una rutina más de mi vida.

Mi género favorito es el Policial, por lo tanto, casi la mayoría de los libros que poseo pertenecen a ese género. Sin embargo, también, me sumerjo entre las demás categorías —menos la literatura Erótica, es algo que mi cerebro no puede soportar—; como también la poesía, el teatro, los ensayos, y demás.

Soy estudiante universitaria de una carrera que fue elegida a base por el gusto a la literatura, pero caí en la decadencia al darme cuenta que la profesión gusta, pero no apasiona; por lo tanto está en mis manos terminarla y hacer otra que me sigue desde mi adolescencia.

Entre mis hobbys podría destacar la lectura —algo que es obvio—, la fotografía, la pintura, los vídeos juegos, el anime, la edición de imágenes, audio y vídeo, la escritura, entre otros.

Tengo una cantidad exorbitante de libros preferidos, pero no podré nombrarlos a todos, ni siquiera podría contarlos con los dedos de las manos; es algo imposible, pero a lo mejor los que merecen su re lecturas repetidamente podrían ser: - Intensidad - Dean Koontz
Las de Barranco - Gregorio de Laferrere
La muñeca sangrienta - Gastón Leroux
La extraña desaparición de Esme Lennox - Maggie O´farrell
El caso de los anónimos - Agatha Christie
Requiem para una rubia - James H. Chase
- La casa del silencio - Blanca Busquets

Sobre el blog Hecha en silencio nació un Domingo 17 de Febrero de 2013, con la intención de compartir todo referido a los libros y sobre todo las citas literarias. Por lo tanto, aunque me lo pregunten varias veces, solo me dedico a anotarlas y no el número de página que le pertenece, ¿por qué? La respuesta es simple, leo en diferentes formatos tanto en papel, como en digital, pero no ha equivocarse en ésta última, digital en formato pdf, word o hasta en documento de texto. 
Respecto a mis reseñas solo son producidas si el libro me indigno, o me gusto mucho; no es algo que se vea muy a menudo en el blog.

Mis redes sociales:


Si eres escritor y quieres que promocione tu obra, por favor contactarme en: carla.lagarto11blanco93@gmail.com

Citas: A sangre fría - Truman Capote

"—Es penoso para mí y penoso para ellos. Cuando hay en juego asesinatos, no se pueden tener muchas consideraciones con el dolor personal. Ni con la intimidad ni con los sentimientos personales. Hay que hacer preguntas. Y algunas hieren profundamente".

"Era doloroso imaginar que uno podía ser un anormal, especialmente si de ser anormal uno no tenía la culpa sino que era algo con lo que ya se nació".

"Vive y deja vivir".

"En tu caso no sé cuál será tu debilidad, si sé que no es ninguna VERGÜENZA TENER LA CARA SUCIA, LA VERGÜENZA ES NO LAVARSELA NUNCA".

"También yo he caído a veces, como es normal, porque, como dije, soy humana y tengo también debilidades humanas".

"En el colegio sólo aprendemos a reconocer las palabras y a escribirlas; pero la aplicación de esas palabras a la vida real es algo que sólo la VIDA y la EXPERIENCIA nos puede enseñar".

"Nadie es una isla que se baste a sí mismo".

"Vives hasta que te mueres y poco importa cómo te mueres".

"La vida tiene sentido y también la muerte".

"Cuando matas a un hombre, le robas la vida".



Truman Capote

sábado, 13 de febrero de 2016

Secciones

Citas: Una mujer sin importancia - Oscar Wilde

"Hester.—Todo debería estar al alcance de la esperanza. La vida es una esperanza".

"Lord Illingworth.—El alma nace vieja y se va haciendo joven. Ésa es la comedia de la vida".

"Mistress Allonby.—Y el cuerpo nace joven y se va haciendo viejo. Ésa es la tragedia".

"El libro de la vida empieza con un hombre y una mujer en un jardín".

"Mistress Allonby.—Los hombres siempre quieren ser el primer amor de una mujer. Eso halaga su vanidad. Las mujeres tenemos un instinto más sutil de las cosas. Nos gusta ser el último amor del hombre".

"Hester.—¡Ah! No diga eso. Los corazones reviven al ser heridos".

"Mistress Arbuthnot.—Los hijos empienzan por amar a sus padres. Después los juzgan. Raramente los perdonan".




Oscar Wilde

jueves, 11 de febrero de 2016

Citas: Madame serpiente - Jean Plaidy

"El verdadero amor es ciego".

"El ingenio viene del cerebro antes de la lengua".

"—No puedo soportar mirarte y no besarte —respondió él".

"El amor es uno y sólo uno".

"—¿Cuántos años hace que la amo? —le preguntó.— Todo empezó antes de que cayera yo prisionero en España.
—Desde su prisión en España me escribiste versos que jamás olvidaré —evocó Ana.
—Creo que un verifacador profeccional... Marot, por ejemplo, podría hacerlo mejor.
—Marot escribe versos para quien sea. Son los que el amante escribe para su amada los versos que tienen más valor".

"—Enrique —le dijo—, los hijos han de imitar las virtudes de sus padres, no sus vicios".




Jean Plaidy

domingo, 7 de febrero de 2016

Citas: Indiana - Beatrix Gallardo de Ordonez

"Era ella, era a Indiana, a quien esperaba. La veia ahora y a ella ofrecía su persona, su cariño, su vida".

"—Yo había soñado con usted sin saberlo, Indiana, y aquella noche en que la vi por vez primera, la reconocí tan igual a mis ensueños que temí que no fuera cierto y estuviera, una vez más, en el mundo de la fantasía".

"—Usted me conoce poco, Indiana. Déme la ocasión de hacerme amar. Su padre me ha autorizado a pretenderla, a visitarla... No me niegue usted este derecho, que es mi esperanza".



Beatrix Gallardo de Ordonez

viernes, 5 de febrero de 2016

Citas: Los juegos del hambre - Suzanne Collins

"—¿Un chico guapo como tú? Tiene que haber una chica especial. Venga, ¿cómo se llama?
—Bueno, hay una chica —responde él, suspirando—. Llevo enamorado de ella desde que tengo uso de razón, pero estoy bastante seguro de que ella no sabía nada de mí hasta la cosecha.
La multitud expresa su simpatía: comprenden lo que es un amor no correspondido.
—¿Tiene a otro?
—No lo sé, aunque les gusta a muchos chicos.
—Entonces te diré lo que tienes que hacer: gana y vuelve a casa. Así no podrá rechazarte, ¿eh? —lo anima Caesar.
—Creo que no funcionaría. Ganar... no ayudará, en mi caso.
—¿Por qué no? —pregunta Caesar, perplejo.
—Porque... —empieza a balbucear Peeta, ruborizándose—. Porque... ella está aquí conmigo".

"Lo que te consigue ayuda no es la lástima, sino la admiración cuando te niegas a rendirte".

"—Primero, acércate un momento, que tengo que decirte una cosa. —Me inclino sobre él y acerco el oído bueno a sus labios, que me hacen cosquillas cuando me susurra:— Recuerda que estamos locamente enamorados, así que puedes besarme cuando quieras.
—Gracias —respondo, apartando la cabeza de golpe, pero sin poder evitar reírme—. Lo tendré en cuenta".

"Los amantes trágicos desesperados por volver juntos a casa..., dos corazones latiendo al ritmo de uno...".

"Es el primer beso del que ambos somos plenamente conscientes. Ninguno está debilitado por la enfermedad o el dolor, ni tampoco desmayado; no nos arden los labios de fiebre ni de frío. Es el primer beso que de verdad hace que se me agite algo en el pecho, algo cálido y curioso. Es el primer beso que me hace desear un segundo".

"—Tienes una... memoria asombrosa —comento, vacilante.
—Lo recuerdo todo sobre ti —responde él, poniéndome un mechón suelto detrás de la oreja—. Eras la única que no se daba cuenta".

"—Me fijaba en casi todas, pero tú eras la única que me dejaba huella".



Suzanne Collins